¡Hola!

 Salí de casa con la sonrisa puesta, hoy me he levantado contento de verdad… ¿te suena?

 

 

Sí, es la letra de la canción “¡Salta!” del grupo Tequila.

Me encanta porque es muy optimista y me llena de energía cuando la escucho. Es curioso cómo una canción puede cambiar nuestro estado de ánimo, ¿verdad? 

No sólo lo que entra por nuestros oídos nos afecta, lo que vemos “sin ver” también. Aquello que tenemos delante de nosotros pero no somos conscientes de que está ahí. 

Como el orden o el desorden de nuestra casa… 

Uf… No me hables de desorden ahora…

No te agobies, no voy a darte la lata con textos sobre lo mal que sienta el desorden o lo bien que sienta el orden.

Tan sólo quería saludarte y decirte que estoy aquí para cuando quieras leerme, para cuando quieras aprender algo nuevo, para cuando quieras desahogarte, para cuando quieras pasar a la acción…

Yo digo… ¡salta!